¡El clásico fue MORADO sin discusión alguna!

By
Updated: enero 30, 2018

El clásico fue un concierto. De silbidos y aplausos, de violinistas con el balón y silencios agobiantes en la tribuna, de agudos y graves, con la estelaridad de Johan Venegas como el villano que desentonó en el pasado y se transformó en el director de la orquesta.

Ni el manudo menos optimista hubiese imaginado tal catástrofe, con un gol a los 50 segundos de juego, una lectura pésima de su entrenador Nicolas Dos Santos, el peor de los duelos para el fichaje que empezaba a despuntar, Alex López, y el primer y único partido bueno de Venegas en el campeonato.

Un cúmulo de aciertos y errores y de virtudes y sorpresas, que al final la Liga pagó demasiado caro en el primer periodo, cuando Saprissa le recetó tres anotaciones.

La S hizo todo bien y la Liga todo mal. La receta morada mezcló el buen timing para penetrar por la banda de Venegas, debilitada ante la ausencia de un hombre que acompañara a Christopher Meneses y de un fútbol de ‘tome y dame’ en la medular que nunca existió. Saprissa rompió fácilmente el esquema erizo, que no encontró respuesta en sus volantes para controlar la pelota en el medio campo.

Pese al buen partido de José Salvatierra, que secó el juego influyente Daniel Colindres, la Liga fue maniatada con enorme facilidad.

Del catracho López poco o nada, de José Luis Cordero lo de siempre, solo chispazos, insuficientes para la necesidad de un club urgido de futbolistas estables y participativos.

El globo de Marvin Angulo a los 50 segundos hirió notablemente el plan de juego manudo, pero la anotación de David Ramírez fue como golpear al hígado las ilusiones erizas.

Un cobro de tiro esquina se filtró en el área y el artillero se encargó de mandarlo a las redes, al 25′.

El pressing morado se sostuvo, diezmando las intervenciones de los mediocampistas manudos. Ya el arquero Adonis Pineda empezaba a recibir los silbidos y Dos Santos no reaccionó cuando el León parecía agonizar en cada ataque de la S.

El ingreso de Pablo Gabas en lugar del lesionado Esteban Marín solo vino a debilitar la ya de por sí aturdida zona de recuperación rojinegra.

Por eso cuando López pierde el balón y Venegas lo conduce sin temores desde el medio campo, se podía presagiar el destino final de la pelota, con el volante lanzando un globito y liquidando a su exequipo.

Fue el 3 por 0, una paliza. En el segundo periodo la Liga recompuso y Saprissa bajó las revoluciones.

La entrega de Jonathan McDonald y Róger Rojas sirvió para inquietar a la retaguardia en algunos lapsos. El ingreso de Allen Guevara le permitió equilibrar el medio campo.

El desastre ya estaba hecho y la Liga solo podía terminar con dignidad.

Así lo hizo, con McDonald como punta de lanza del pundonor rojinegro, pero incapaz de marcar diferencia real, después de un primer periodo que puso demasiado cuesta arriba el cotejo.

La Liga conseguiría el gol del empate, obra de su goleador al 76′, después de un penal dudoso. El concierto continuó con aplausos para Christian Bolaños, de vuelta en la S, y agradecimiento para Venegas, artífice de la cereza al pastel del duelo, con el tercer gol.

Después vendrían más silbidos, cuando Meneses recibió la segunda amarilla y terminó en las duchas, tras un juego flojo para el carrilero izquierdo.

La caída duele el doble en el bando manudo por varias condiciones: Anotó Venegas, perdieron el liderato, tambaleó su figura Alex López y aún no consiguen esa regularidad que tanto añoran.

Saprissa: Aarón Cruz 6, Joseph Mora 6, Henrique Moura 6, Alexander Robinson 7, Jordan Smith 6, Michael Barrantes 8, Marvin Angulo 7, Mariano Torres 7, Daniel Colindres 6, David Ramírez 7, Johan Venegas 8.

Cambios: Jaikel Medina 5 (Barrantes, al 64′), Christian Bolaños 6 (Colindres, al 73′), Jerry Bengtson 6 (Venegas, al 83′).

Alajuelense: Adonis Pineda 5, Kenner Gutiérrez 5, Esteban Marín 5, Christopher Meneses 4, José Salvatierra 7, José Luis Cordero 4, Alex López 4, José Miguel Cubero 6, Luis Garrido 5, Jonathan McDonald 7, Róger Rojas 6.

Cambios: Pablo Gabas 4 (Marín, al 26′), Allen Guevara 7 (López, al 45′), Yuaycell Wright 6 (Garrido, al 77′).

Uno a uno de Saprissa:

Aarón Cruz: Fue poco exigido en el primer periodo, pero en la complementaria tuvo más trabajo. Hizo un buen achique para robarle un balón a Jonathan McDonald y desvió un disparo de Róger Rojas. Le cometió la falta de penal a ‘Mac’, que fue dudosa.

Joseph Mora: Reemplazó a Luis Hernández en el once y cumplió. El lateral izquierdo lució firme en defensa, aún cuando aportó poco en ofensiva.

Henrique Moura: En el segundo tiempo se amplió a fondo en las coberturas para frenar los remates erizos. Pese a que en ocasiones luce lento, en el clásico se vio aplomado.

Alexander Robinson: Buen partido para Robinson. Con buena anticipación, solvente en la marca y claridad en el toque de la pelota.

Jordan Smith: Al principio se le vio muy impreciso en el toque; sin embargo, fue ganando confianza con el paso de los minutos. El lateral no cometió errores graves en defensa y le dio salida al Saprissa.

Michael Barrantes: Sacrificado en la marca, el volante le dio mucho equilibrio al medio campo de la S. Buen regreso a clásicos para el veterano.

Marvin Angulo: Anotó el primer gol y recuperó la pelota en la jugada previa al tercer tanto de Johan Venegas. Fino en el trazo corto y largo, Angulo jugó uno de sus mejores partidos en este certamen.

Mariano Torres: No fue tan vertical como en otros juegos, pero le dio salida limpia al Saprissa. La mayoría de jugadas de peligro pasaron por sus pies.

Daniel Colindres: Partido de poco protagonismo para el capitán, quien sufrió en demasía para superar a José Salvatierra. Le ganaron el duelo por su costado.

David Ramírez: Anotó el segundo tanto de la S y mantiene su racha goleadora. Luchó y peleó cada balón y presionó la salida rojinegra, aunque no tuvo mucho protagonismo en la generación de ocasiones de gol.

Johan Venegas: Buen partido de Venegas, sobre todo en el primer tiempo. Encarador, punzante y atrevido, el volante ofensivo jugó su mejor partido de la temporada. De pasó, anotó el tercer tanto de Saprissa y salió ovacionado.

Fuente: La Nacion

Comentarios

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *